Lenguaje

El dominio de las habilidades lingüísticas, primero el lenguaje oral y, posteriormente, el escrito, es un requisito imprescindible para cualquier aprendizaje curricular.

Nuestros  trabajos de investigación en esta área permitieron desarrollar, como primer instrumento de evaluación el Examen Logopédico de Articulación, ELA-ALBOR, de cuya edición se hizo cargo la editorial CEPE.  La experiencia en el uso de este instrumento nos llevó a proceder a una mejora del mismo, renovando totalmente los elementos estimulares y efectuando modificaciones importantes en su estructura y contenidos. Este nuevo instrumento se denominó Examen Logopédico de Articulación Revisado, ELA-R.

La ciencia se hace normalmente mediante mejoras conceptuales o metodológicas de instrumentos previos. Y en este sentido el ELA-R era un instrumento nuevo, desarrollado a partir del anterior, lo que nos llevó a denominarlo de una manera similar. Este hecho derivó en una reclamación mercantil respecto a derechos de autoría, cuya conclusión fue un fallo de la Audiencia Provincial de Madrid que, al margen de otorgar unos derechos económicos a la parte demandante, ordenó a petición de la misma, la retirada del mercado de este instrumento.

Lamentamos no poder seguir poniéndolo a disposición de los profesionales, pese a su  valor técnico que lo ha hecho muy apreciado por los especialistas. Sin embargo,  es muy probable que las personas interesadas puedan encontrarlo en el mercado de segunda mano o bien en el espacio virtual.

Con respecto a la lectura y escritura, pese a la diversidad  de instrumentos de evaluación éstos se han elaborado con unos planteamientos conceptuales y metodológicos muy discutidos, resultando que, en general, adolecen de cierta validez de contenido o  constructo. Por ejemplo, la mayoría de los instrumentos que supuestamente evalúan la “comprensión lectora”, en realidad solamente evalúan la memoria lectora y no la comprensión de un texto.

Nuestro trabajo en este campo se centró en las posibilidades de mejora del que consideramos mejor instrumento en este campo: el Test de Análisis de la Lectura y Escritura, TALE, cuyos autores, los Drs. Montserrat Cervera y Josep Toro, aceptaron gustosamente los cambios que les propusimos.

Esto permitió elaborar el TALE-2000, ahora con la denominación Escalas Magallanes de Lectura y Escritura, EMLE, que sin ninguna duda constituye el mejor instrumento conductual para evaluar las Habilidades Lecto-Escritas.

Equipos de otros países trabajan actualmente en versiones adaptadas culturalmente a su contexto social.

Por otra parte, en los últimos años, un equipo internacional se ha ocupado del desarrollo simultáneo en cuatro países de un test para valorar el conocimiento de los términos con los que se denominan diversos conceptos, necesarios para el aprendizaje escolar: el  Test Magallanes de Vocabulario de Conceptos Básicos, TMVCB (Argentina, España, Chile y Perú).

Finalmente, dada la problemática asociada a las dificulates de aprendizaje de la Lectura y la Escritura, nuestra División de I+E, ha venido desarrollando un Método Sistemático de Aprendizaje y Rehabilitación de estas destrezas, bajo la denominación “Proyecto DeVega”. La primera parte de este Proyecto, relativa a la enseñanza de la lectura, ya se encuentra disponible en castellano y se procede a su adaptación a otras lenguas del Estado.